Dir: 9 de Octubre #1318 y Av. Machala

Telèfono: 046017099 - 0988717200

“EMISIONES DE OBLIGACIONES CON GARANTÍA GENERAL”

INTRODUCCIÓN 

En la actualidad el mercado de valores tiene vital importancia en la economía a nivel mundial, es determinante en el sistema financiero, abriendo los ojos de sus usuarios más allá de la banca, en donde se ofrece de manera más ágil, no solo acciones que puedan dar incluso control y mando, sino también se obtiene capital en calidad de deuda (préstamo);  esta modalidad del sistema financiero la hemos escuchado en nuestro país como algo ajeno o muy extraño, temas como la bolsa de valores, acciones, bonos, certificados etc., en donde los participantes en este escenario o plataforma son gigantes empresariales que nos hacen parecer imposible poder llegar hasta allá. Pero la realidad es que esta opción es muy útil para pequeñas y medianas empresas, las opciones de capitalización son diversas y con muy buenos resultados en temas de rentabilidad; hoy en nuestro país ya se está dando de a poco, pasos que nos permiten verlo, como una opción muy útil para el desarrollo empresarial, y bueno tanto para instituciones públicas como privadas con el fin de obtener capital que permita desarrollar de mejor manera sus actividades, es suficiente ingresar al google y se puede encontrar algunas resoluciones autorizando la emisión de obligaciones, o abrir su capital emitiendo acciones, como me ha sucedido a mi cuando trataba de obtener fuentes de información sobre este tema.

DESARROLLO

Es claro que no se puede comparar en lo absoluto con países como los Estados Unidos o México, en donde es ampliamente desarrollado, con vasta experiencia y hasta innovación, que marca el paso para quienes inician este mercado, siendo que sus productos o instrumentos financieros componen un abanico interesante para quienes desean utilizar esta opción como mecanismo válido de acceder a capitales en diferentes condiciones de lo que ofrece la banca común dentro del mercado financiero, siendo este  un mercado peculiar, dinámico, se da vital importancia a la información, en función de la cual, se autoriza emitir y a los inversores e inversionistas institucionales conocer el estado de las empresas, analizar y arriesgar su capital, asegurando fluidez en estas plataformas. Sin embargo, considero, que es de estas experiencias de donde se debe tomar pautas que permitan mejorar esta opción de mercado aquí en nuestro país y normarlo de manera correcta, es decir eficaz y eficiente, que no solo obligue cumplir, sino que además logre el objetivo planteado, de volver dinámico el mercado y dar confianza a sus usuarios.

(Chérrez Córdova, 2009) menciona: Nuestra legislación regula a la emisión de obligaciones en la Ley de Mercado de Valores, en su Reglamento y en la Codificación de Resoluciones expedidas por el Consejo Nacional de Valores; esto, con el objetivo de promover un mercado organizado, eficaz y transparente; difundiendo al público una información adecuada de la situación financiera del emisor. 
Obtener recursos para las empresas sean públicas o privadas en tiempo corto y con beneficios mayores que los de un banco no es tarea fácil, es por eso que dentro de los instrumentos que tiene el mercado de valores está la emisión de obligaciones a largo plazo, que en palabras sencillas no es más que pedir prestado dinero y comprometerse a pagar en  determinado tiempo e interés, obviamente apegados a las condiciones y requisitos que la ley le exija para poder emitir esta deuda, y que le permitirá obtener sin duda mejores resultados que acudir al sistema bancario, en donde el interés para empezar ya determinado por ley, será mucho mayor que el pactado en este tipo de herramientas existentes en el mercado de valores.

(Jannina & VALENCIA, 1999) han mencionado: La principal ventaja que el emisor obtiene de la Emisión de Obligaciones. Esta ventaja se basa en que las obligaciones se enmarcan dentro de lo que se ha denominado “Desintermediación Financiera”, la cual permite el encuentro directo en el mercado de valores, de aquellos agentes económicos que disponen de superávits de fondos, con aquellos que carecen de recursos, lo cual excluye la participación de intermediarios tradicionales y por tanto abarata el costo o tasa de interés a la cual se consiguen estos recursos. 

Nuestro (CÓDIGO ORGÁNICO MONETARIO Y FINANCIERO, 2006) en el libro, Ley de Mercado de Valores los define a la emisión de obligaciones como: “obligaciones de contenido crediticio representativos de deuda…” y que se hará mediante contrato elevado a escritura pública, cumpliendo los requisitos de ley tanto emisor como acreedor, son de largo plazo cuando sobre pasen los 365 días. De igual manera se habla en el capítulo III de la Codificación de Resoluciones del Consejo Nacional de Valores.  

Dentro de lo expresado en estos artículos está como requisito el respaldar las obligaciones con garantía general, y que en resumen significa todos aquellos bienes de la totalidad del patrimonio del deudor que no estén gravados; es decir, libres, aquellos serán quienes respalden las obligaciones que se mantiene con el acreedor, y con lo que  se podrá emitir deuda por el 80% del valor total de aquellos bienes, incluso nuestras normas expresan que se deberá cumplir con este porcentaje hasta la redención total de las obligaciones circulantes, su incumplimiento dará paso a la posibilidad declaratoria de plazo vencido la emisión.

Considero que un papel determinante que se debe analizar en las emisiones de obligaciones es el proceso de estructuración, en donde la información que se proporcione debe cumplir principalmente el principio de transparencia, y darle el valor que corresponde como características fundamental en mercado de valores, en donde se refleja lo positivo y los posibles riesgos de manera diáfana, y es que un papel preponderante  juega la calificadora de riesgos, porque es ésta calificación de riesgos la que entrega el diagnóstico del emisor y sus riesgos de pago y de mercado, que le permitirán al inversor decidir si comprar deuda o no; ya que es la calificadora de riesgos quien verifica esta información; y además es la superintendencia de compañías que publicará esta calificación en su página, incluso podrá cancelarla si no se realizó conforme a ley. En resumen, la estructuración para poder emitir deuda en nuestro país deberá cumplir una serie de requisitos obligatorios que les permitan a quienes desean invertir obtener información valiosa del emisor o deudor y las posibilidades de pago que tiene y además la seguridad de su garantía general.

Quiero entender, de lo que ya se ha revisado en esta materia, que al decidirse por entrar al campo de mercado de valores siempre va a suponer un riesgo, es por eso que lo más importante para compensar este riesgo, es la calidad y veracidad de la información de la compañía que desea obtener capital de financiamiento y es ahí con rigurosidad se debe aplicar la norma, que en nuestro país se lo hace antes de la autorización para salir al mercado, una vez salvado este paso, considerando que también existe la garantía específica que vincula un bien determinado al cumplimento de la obligación; las facilidades para emitir este tipo de obligaciones  debe ser el objetivo en nuestro país y así colocar esta opción dentro de la visión de los pequeños y medianos empresarios diferente a las presentadas  por el  mercado bancario, pero resulta que en nuestro país existen a más de la calificadora de riesgos y garantía general, existen otros tipos diferentes de resguardos para cumplir con la deuda emitida según lo manifestado en el Capítulo III art 11 (VALORES, 2015) Codificación de Resoluciones del Consejo Nacional de Valores, en el que se encuentra informes semestrales de liquidez, los activos reales mayores sobre los pasivos, informes, no repartir dividendos cuando se está en mora, mantener la relación de los activos libres de gravamen sobre obligaciones en circulación, obligar al administrador mediante declaración juramentada también a responder, no mover los activos fijos durante la circulación de obligaciones y su redención total; bien pudiendo esto convertir esta opción en algo demasiado complejo y perdiendo preferencia por parte de los interesados a utilizar esta herramienta.

Como menciona (VALDOSPINOS CASTRO, 2012)Una de las opciones más comunes de financiamiento con terceros en el Ecuador es el endeudamiento bancario, lastimosamente el mercado de valores no ha alcanzado gran desarrollo, pues para comparar la conveniencia de estos mecanismos, se deben considerar algunas variables, tales como la relación Deuda/Capital, el costo del apalancamiento, riesgo inherente al tipo de financiamiento, la estructura de propiedad y la posibilidad de diversificar las inversiones. 

Es decir, se trata a mi criterio, de manera ineficiente de resguardar al acreedor con exigencias extras, que por motivos obvios ya se encuentran determinadas en el momento de la emisión, en atención al análisis previo realizado por la calificadora de riesgos, y hasta por sentido común se entendería, como en el caso de no repartir dividendos en caso de mora, como algo absolutamente innecesario de declarar; además en virtud de que ya ha sido calificada la compañía para poder emitir este instrumento financiero al público, son ellos, el interesado inversor, quien debe analizar la conveniencia o no de invertir de acuerdo a informaciones como el giro determinado del negocio y su posición en la realidad económica del momento, ya que la propia naturaleza y dinámica del mercado de valores en otras latitudes, con más experiencia, se trata de reducir costes y agilitar las transacciones que se realizan, dejando la decisión a quienes están interesados en comprar, basados en la confianza y sobre todo el valor de la información del emisor que proporciono para estructurar la emisión;  en nuestro país la información en el mercado de valores tiene un valor jurídico preponderante intentando transmitir confianza a quienes desean invertir sus capitales. En otras palabras considero ineficaz este tipo de resguardos ya que la información presentada, controlada y aprobada antes de la emisión, se considera fiable por contar con el visto bueno de las instituciones regidoras del mercado de valores, que expresan la información obligatoria a presentar, sumado a esto la garantía general y la opción de garantía específica, suficiente resguardo a mi criterio, desde el punto de vista de que el mercado de valores siempre representará un riesgo, que quienes deseamos incursionar en este campo debemos tenerlo claro, respaldados en la confianza de la información emitida.

Uno de los obstáculos que se puede determinar con este tipo de resguardos, es la exigencia de comprometerse bajo declaración juramentada el administrador; es decir, él deberá también responder por las obligaciones emitidas; a más de garantías y resguardos ya existentes, causando un grave inconveniente a superar, debido a que muchos administradores no tienen más que una relación profesional con el emisor, y dentro de sus funciones no está el exponerse a responder por garantías que resguardan valores emitidos que serán netamente para financiar las actividades productivas de la compañía, o al menos los acreedores ya deberían sentirse respaldados con las opciones de garantía y resguardo que exige la ley, comprometer también al administrador ya disminuye la opción de utilizar este tipo de herramientas de financiación del mercado de valores, ya que la negativa por parte del administrador a obligarse de tal manera, estará siempre presente.

Por otro lado, aparte de los resguardos y garantías que respaldan estas obligaciones, también existe la prohibición en la ley, de comprometer los activos libres  que permitieron calcular el máximo del monto de emisión, otra exigencia ineficiente, debido a que bien pudiera ser que dentro de los activos no gravados exista un porcentaje que siempre será utilizado para mantener en óptimas condiciones de rendimiento de la empresa según su giro normal del negocio, y se deberá enajenar o utilizar, por ejemplo mercadería en inventario; es decir, como esta mercadería no está gravada al momento de estructurar la emisión y se la toma en cuenta para el cálculo de la garantía general y determinar el monto máximo de emisión de obligaciones, esta no podrá ser utilizada en lo posterior, surgiendo otra traba que va en contra de la eficiencia y que deben tener las normas que regulan el mercado de valores y autorizan la emisión de herramientas de financiación, se limita o se le resta valor a la información del emisor que en este campo tiene real validez, como se lo considera a nivel mundial, ejemplo que deberíamos seguir y es tal vez nuestra falta de experiencia y temor que nos empuja a exigir más de lo que se debería en este tipo de mercado, que cierra las puertas a compañías que inician en este campo alternativo de captación de capitales, obligándolos a buscar créditos en lo más común, la banca, más que por beneficio, se lo hace por el temor y las exigencias que presenta en mercado de valores ecuatoriano.

CONCLUSIÓN

Con lo antes analizado, considero que antes de expedir normas para este tipo de mercado que en donde lo que se pretende es recoger dinero de forma rápida y más beneficiosa que la común, sería prudente mejorar los procedimientos potencien o valoren de mejor manera dos características fundamentales de este tipo de mercados, como es la información y la fluidez de las transacciones. 

En primer lugar, ponderar en alto grado la información presentada que da el aval para emitir obligaciones, el control, vigilancia y regulación; es decir, la contrastación a la que está expuesta esta información inclusive, pudiendo crear un cambio en la norma donde el proceso de verificación de información sea “en línea”, ya que si bien existe la entidad pública DINARDAP que se encarga del Registro de datos, es ésta la encargada de hacer circular la información.

En segundo lugar, el costo para obtenerla debería ya constituir un respaldo para el inversionista, considerando que además tiene garantía general y específica para respaldar estas obligaciones, sumado a esto la opción de la auditoría externa que sería otra manera de obtener información válida, en otras palabras, otro resguardo. 

En tercer lugar, pensando en la fluidez y rapidez con las que debe manejarse un mercado de valores para obtener reconocimiento en beneficio de sus clientes, debe reformarse el tema de los resguardos, una opción sería a mi criterio que el informe de liquidez se pueda presentar de manera obligatoria al igual que el balance general anual y así aprovechar esa información y no incurrir en más gastos, en el que obviamente ya viene incluido el hecho de que si se está en mora no se podrá repartir dividendos que es un análisis simple, o lógico dentro de una situación económica difícil de una empresa manejada con el mínimo de sentido común. Los activos que conformen la garantía general no deberían por decirlo de alguna manera quedar bloqueados, o al menos aquellos bienes esenciales que se los deba utilizar en el giro normal del negocio, por ejemplo, mercadería o materia prima, incluso hasta maquinaria.

Bien se podría, dejar como opcional el cumplimento obligatorio de este tipo de resguardos lo cual deberá estar expresado por ambas partes en consenso, ya sea de la totalidad de estos resguardos o de los que considere más eficientes y eficaces; es decir, “aparte de las garantías antes expresadas podrán tanto emisor como inversionista obligarse a cumplir los siguientes resguardos…” y así pactar los tiempos y la forma en que requiere la información de los resguardos.

Para finalizar estoy consciente de la realidad de nuestro mercado de valores, hay grandes distancias frente a experiencias más exitosas de los mercados mundiales que nos sirven de línea base en nuestro mercado, aún con esta verdad, se debería en nuestro país invertirse nuestros mejores esfuerzos en lograr que la información sea de vital importancia  en esta opción muy útil del sistema financiero, que dé la confianza y seguridad de transparencia a quienes desean invertir, sobre la realidad económica de los emisores y los riesgos a los que están expuestos en la economía cada una de sus actividades económicas, que queden expuestos sus virtudes, fortalezas y debilidades, en la lógica de entender también por parte del inversor que en este mercado siempre existirá un riesgo, pero que se lo decidirá correr respaldado en la validez de la información presentada, y así evitar poner obstáculos mediante ley que le quite la fluidez y dinamismo que debe tener todo mercado de valores para cumplir con su objetivo de convertirse en una vía de mejores condiciones para invertir y obtener capitales, diferentes al del hegemónico sistema crediticio bancario, siempre será saludable que en la actividad empresarial exista opciones que permitan desarrollar o mejorar las actividades de la empresa ecuatoriana.

Autor
Ab. José León Icaza

Si usted tiene cualquier problema legal en su vida ... Estamos a su disposición

¿Quienes Somos?

Estudio Jurídico León & Asociados, aconsejamos y asesoramos de forma muy cercana a Personas Jurídicas y Naturales en Requerimientos, Transacciones, Procesos De Propiedad Intelectual, Industrial, Penal, Constitucional, Administración Pública, Laboral, Propiedad Privada, Constitucional, Civil, Tributaria, Mercantil y Contratos Empresariales.

Datos de Contacto